No sos tu negocio

Suele ser fácil perder de vista una verdad fundamental: no sos tu negocio. En este artículo, charlaremos la importancia de separar tu identidad personal de tu emprendimiento, empresa, trabajo. Como siempre, integrándonos.

Es muy gris el límite que tenemos al momento de identificarnos y volcarnos completamente en nuestro negocio o trabajo.

Socialmente hay una sobrestimación de que nuestra validez se mide en quién trabaja más por día, por semana y sin tomarse vacaciones. Esa persona es la que “llegó”, la que aprendió que todo premio “conlleva un gran sacrificio” y que tener la agenda llena es una “bendición” y “buena señal” de que estás haciendo las cosas bién.

Mientras te escribo esto, haga el símbolo de las comillas con una fuerza y tamaño XXXL agradeciendo que hoy, por suerte, comenzamos a escuchar otros mensajes. 

Y lo que me gustaría que te lleves hoy de este artículo es que nuestro trabajo es una parte importante de tu vida, pero no lo es todo. 

Si gran parte de tus días están enfocados en ello, hay otras áreas que estás descuidando como la salud, los vínculos, tu diversión. 

Tu negocio no sos vos, digo cuando quiero decir que no te tomes todo personal cuando pasan cosas malas ni buenas. Esto no quiere decir que no celebres tus éxitos, sino que “no te subas al bondi” de la empresaria exitosa y evolucionada que trascendió de nivel o la fracasada porque nadie te elige. Estos suelen ser de los primeros pensamientos que aparecen cuando hacemos nuestras primeras conquistas o intentos fallidos. Y es lo que justamente, no define tu validez como persona. ¡Y celebra todo! desde tus relaciones personales hasta tu crecimiento personal y profesional.

Tu negocio no es tu hijo ni tu complicación, digo cuando quiero decir que si tu negocio hoy te drena, te desmotiva o te obsesiona es momento de cambiar tu planificación, tus objetivos o tu estructura.

Tu negocio tiene que ser un beneficio, porque sino el sufrimiento será una constante en tu vida. 

Para esto, es importante mantener un equilibrio saludable a tu medida y manera, entre tu vida personal y profesional, estableciendo límites claros. 

Si hoy el tiempo personal no existe en tus días, podes comenzar de a poco, con algo que te guste hacer. Ya sea que se trate de un hobby, una actividad física o pasar tiempo con personas que quieras, encontrar actividades que te llenen de alegría y satisfacción fuera del trabajo es esencial para tu bienestar.

Separar tu identidad personal de tu negocio es esencial para comprender que todo lo que suceda en tu negocio llega para enseñarte y no limitarte.

¡Recuerda siempre: no sos tu negocio, sos mucho más que eso!

¿Preferís escucharlo en audio? Hace click en el episodio del podcast.

Picture of Estefi Crasso
Estefi Crasso

-Project Manager Digital -

Gracias por estar acá! Podes dejarme tu comentario aquí abajo o compartir este articulo a quién le pueda servir

Compartí a alguién que le sirva

Facebook
Email
LinkedIn
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Encontrame en las redes

Recursos, noticias y más.
Mucho más.

¿Querés saber más sobre organización, comunicación y negocios?

Suscribite a mi lista, no soy molesta con los mails! Pues ante todo, yo usuaria y humana :)

Artículos recién salidos del horno

Seguí leyendo
Esperar tiene mala prensa

Estoy buscando en un banco de imágenes “esperar” y me aparecen fotos de mujeres embarazadas, perros con cara triste o personas tiradas en una mesa con cara de amargura. Ni una cara de alegría, salvo las mujeres gestando. Vuelvo a confirmar que en nuestra sociedad obsesionada con la rapidez y la inmediatez, el beneficio de esperar ha sido relegado a un segundo plano generando sentimientos de “estar inactivo” o “dejando que la vida pase”.

No sos tu negocio

Suele ser fácil perder de vista una verdad fundamental: no sos tu negocio. En este artículo, charlaremos la importancia de separar tu identidad personal de tu emprendimiento, empresa, trabajo. Como siempre, integrándonos.

Confesiones del proceso de Decondicionamiento

Si te estás preguntando y replanteando tus elecciones, a que le estás dedicando el tiempo y que te hace sentir viva, bienvenida a este doloroso y hermoso proceso.
Donde todo cabe. Emociones, sentimientos, preguntas sin respuestas y el encuentro.

Equilibrio entre vida personal o profesional, ¿existe?

Me gusta desafiar a los gurúes de la vida, de la espiritualidad y la coherencia que el equilibrio perfecto solo nos da ansiedad y sentimiento de culpa.

Para mí, esto del «equilibrio» se trata de tener identificadas todas nuestras áreas de nuestras vidas, darnos cuenta que no sólo somos “trabajo” y que nuestras creencias, acciones y pensamientos afectan directamente a todo aquello que queramos crear y sostener.