Esperar tiene mala prensa

Estoy buscando en un banco de imágenes “esperar” y me aparecen fotos de mujeres embarazadas, perros con cara triste o personas tiradas en una mesa con cara de amargura. Ni una cara de alegría, salvo las mujeres gestando. Vuelvo a confirmar que en nuestra sociedad obsesionada con la rapidez y la inmediatez, el beneficio de esperar ha sido relegado a un segundo plano generando sentimientos de “estar inactivo” o “dejando que la vida pase”.

Asi nace este artículo, de la necesidad pura de contarte cómo esperar puede ser la parte más valiosa, desafiante y necesaria de nuestro proceso de crecimiento personal y profesional. A través de la integración de los principios del Diseño Humano, aprenderemos a valorar y aprovechar el poder de la espera en nuestras vidas y negocios.

Esperar no significa simplemente quedarse quieto/a sin hacer nada. En realidad, la espera puede ser un momento de reflexión, planificación y preparación para lo que está por venir. Es una oportunidad para revisar “donde estamos parados” o “porque hacemos lo que hacemos”, reevaluar nuestras prioridades y confirmar o descubrir si estamos en el camino que sentimos correcto para nosotros.

Llevándolo al plano del Diseño Humano, nos enseña que cada una de nosotras tiene un diseño único y específico. Al comprender nuestro diseño, aprendemos que para tomar decisiones alineadas a nosotras, los momentos de espera son claves y reveladores.

Porque en la espera, todo se aclara. Se abre espacio para hacer ese doble click en lo que estoy eligiendo y atrayendo. Si, es un proceso que requiere mucho coraje cuando todo es inmediato y la paciencia es el valor agregado más preciado y necesario. Porque mientras la vida corre, ser pacientes nos permite tomar decisiones más conscientes y alineadas con nuestros verdaderos deseos y necesidades.

Entonces mi amiga, en lugar de ver la espera como una pérdida de tiempo, te invito a que la observes como un tiempo de reconexión y análisis para profundizar y explorar nuevas oportunidades de negocio.

La espera puede ser difícil, lo sé, pero también puede ser una oportunidad para desarrollar resiliencia y fortaleza interior. 

No te olvides de celebrar tus logros, grandes y pequeños, a lo largo del camino. Reconoce el progreso que hiciste, incluso si hoy sentís que “no alcanzaste tus objetivos”. Cada paso en el camino es una victoria en sí misma.

Esperar puede tener mala prensa, pero en realidad es una parte fundamental de nuestro proceso de crecimiento personal y profesional. 

Integrar nuestra estrategia de nuestro tipo áurico de Diseño Humano en nuestra vida y negocio, podemos aprender a valorar y aprovechar el poder de la espera. 

Confía en que las cosas sucederán en el momento adecuado.

¿Preferís escucharlo en audio? Hace click en el episodio del podcast.

Picture of Estefi Crasso
Estefi Crasso

-Project Manager Digital -

Gracias por estar acá! Podes dejarme tu comentario aquí abajo o compartir este articulo a quién le pueda servir

Compartí a alguién que le sirva

Facebook
Email
LinkedIn
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Encontrame en las redes

Recursos, noticias y más.
Mucho más.

¿Querés saber más sobre organización, comunicación y negocios?

Suscribite a mi lista, no soy molesta con los mails! Pues ante todo, yo usuaria y humana :)

Artículos recién salidos del horno

Seguí leyendo
Esperar tiene mala prensa

Estoy buscando en un banco de imágenes “esperar” y me aparecen fotos de mujeres embarazadas, perros con cara triste o personas tiradas en una mesa con cara de amargura. Ni una cara de alegría, salvo las mujeres gestando. Vuelvo a confirmar que en nuestra sociedad obsesionada con la rapidez y la inmediatez, el beneficio de esperar ha sido relegado a un segundo plano generando sentimientos de “estar inactivo” o “dejando que la vida pase”.

No sos tu negocio

Suele ser fácil perder de vista una verdad fundamental: no sos tu negocio. En este artículo, charlaremos la importancia de separar tu identidad personal de tu emprendimiento, empresa, trabajo. Como siempre, integrándonos.

Confesiones del proceso de Decondicionamiento

Si te estás preguntando y replanteando tus elecciones, a que le estás dedicando el tiempo y que te hace sentir viva, bienvenida a este doloroso y hermoso proceso.
Donde todo cabe. Emociones, sentimientos, preguntas sin respuestas y el encuentro.

Equilibrio entre vida personal o profesional, ¿existe?

Me gusta desafiar a los gurúes de la vida, de la espiritualidad y la coherencia que el equilibrio perfecto solo nos da ansiedad y sentimiento de culpa.

Para mí, esto del «equilibrio» se trata de tener identificadas todas nuestras áreas de nuestras vidas, darnos cuenta que no sólo somos “trabajo” y que nuestras creencias, acciones y pensamientos afectan directamente a todo aquello que queramos crear y sostener.